+34 963 459 325 info@aevae.es

El 21 de marzo celebramos el Día Internacional de los Bosques 2020, bajo el lema “Bosques y biodiversidad”.

La Asamblea General de las Naciones Unidas en el año 2012, proclamó el 21 de marzo como Día Internacional de los Bosques. Tanto el Foro de las Naciones Unidas para los Bosques, en colaboración con la Organización de las Naciones Unidas para La Alimentación y la Agricultura (FAO), así como la Asociación de Colaboración en materia de Bosques, entre otras entidades y agrupaciones hacen posible que este día año tras año cumpla la misión de generar conciencia al respecto de la importancia vital que tienen los bosques para preservar el Medio Ambiente y el papel tan decisivo para combatir el cambio climático.

Un bosque es una extensión de terreno densamente poblado de árboles, arbustos y matorrales dentro de lo que es su definición en un diccionario. Pero los bosques son mucho más. No sólo cubren un tercio de la superficie terrestre de nuestro planeta aportando oxígeno y absorbiendo dióxido de carbono, ayudan a conservar el agua y el suelo evitando la erosión, protegen las zonas de costa, previenen los deslizamientos e impiden la desertificación. Poseen una gran cantidad de árboles, así como una gran diversidad de especies de fauna y flora. También son una gran fuente de recursos y suministros: alimentos, aceites, leña, madera, frutos secos, frutas, semillas…

Existen dos tipos de bosques: los primarios y los secundarios.

La riqueza de los bosques primarios o nativos con toda la biodiversidad existente en ellos de especies tanto de animales y plantas ha quedado muy reducida en todo el mundo, quedan muy pocos y la gran mayoría son tropicales, estos bosques son a su vez los que almacenan más carbono y albergan el 80% de la biodiversidad.

Bosque primario

Se entiende por bosques primarios aquellos que no han sido alterados o modificados por las actividades humanas, siendo ricos en árboles maduros. Los bosques antiguos no tienen el porque ser primarios. No son los años sino las condiciones en las que se mantienen gracias a la no intervención por parte de las personas, las que lo convierten en un bosque virgen o primario.

Los bosques secundarios son todo lo contrario, han sufrido alteraciones o modificaciones importantes, siendo semi-naturales, o por otra parte su existencia se debe a la intervención de los seres humanos tanto para reforestación o plantaciones para la producción. Estos bosques no tienen la suficiente resistencia ante los desastres naturales.

Cada año se calcula que desaparecen unos trece millones de hectáreas de bosque. Esta deforestación contribuye a un aumento del 10 % de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero (GEI) .

Son muchos los países que están dando pasos muy importantes para mejorar esta situación, un ejemplo de ello es la iniciativa fruto de la colaboración entre la FAO y el Gobierno de Noruega para impulsar la transparencia y el acceso a la información forestal mundial.

Bosque secundario

 

 

Se trata de un proyecto trienal, apoyado por la Iniciativa Internacional sobre el Clima y los Bosques de Noruega (NICFI, por sus siglas en inglés), que permitirá a la FAO organizar actividades de desarrollo de capacidad, centradas en la mejora de la presentación de informes sobre los recursos forestales y capacitar a los participantes de los países en desarrollo sobre el uso de la teledetección por satélite. Con esta capacitación práctica se pueden recoger los datos para poder elaborar una relación con las estimaciones mundiales y regionales nuevas e independientes de la superficie forestal, la biomasa, las reservas de carbono y sus cambios, siguiendo una metodología consensuada a nivel internacional.

La Evaluación de los Recursos Forestales Mundiales (FRA) de la FAO, es la encargada de llevar a cabo la labor de recopilar la información oficial sobre los recursos y la gestión forestal sostenible de 236 países y territorios.

Los datos aportados por los países son la columna vertebral de la FRA, pero hay muchas mejoras que pueden hacerse para que estos datos estén más actualizados, sean más completos y de acceso más sencillo. A través de este proyecto, la FAO proporcionará un considerable desarrollo de capacidades y desplegará nuevas herramientas para ayudar a los países en desarrollo a recopilar, analizar y comunicar información relacionada con los bosques de forma transparente“, señaló Tiina Vahanen, Jefa de Políticas y Recursos Forestales de la FAO.

También son ya más de 25 países en desarrollo los que han aumentado la cobertura forestal mejorando así sus niveles de seguridad alimentaria.

Con estas y otra iniciativas se fortalece el compromiso de las políticas a largo plazo para llevar a cabo la ordenación, la conservación y el desarrollo sostenible de todos los tipos de bosques. En este contexto AEVAE se suma a la celebración del Día Mundial de los Bosques en pro de generar conciencia respecto a la importancia vital que tienen los bosques para preservar el Medio Ambiente y combatir el cambio climático.
Fuente: FAO / ONU

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies