+34 963 459 325 info@aevae.es

En el año 2016 a través de la resolución A/RES/71/246, la Asamblea General de Las Naciones Unidas designó el 18 de junio como el Día de la Gastronomía Sostenible.

Este día se celebra para otorgar a la gastronomía, el papel que se merece como expresión de la diversidad, tanto natural como cultural del mundo. También sirve para relanzar los productos autóctonos y de temporada, las tradiciones culinarias y la preservación de la vida silvestre.

La gastronomía hace referencia a las tres acepciones con las que la RAE la define:

  1. f. Arte de preparar una buena comida.
  2. f. Afición al buen comer.
  3. f. Conjunto de los platos y usos culinarios propios de un determinado lugar.

Pero, ¿qué es La Gastronomía Sostenible?

La Gastronomia Sostenible es la que tiene en cuenta el origen de los alimentos, los procesos de cultivo, la recolección, el transporte, el envasado y como llegan finalmente a nuestras mesas.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura FAO, lleva décadas trabajando y promoviendo una alimentación y agricultura sostenible.

AEVAE participa en contexto de Gastronomía Sostenible, principalmente “en los procesos de cultivo”. Y lo hace contribuyendo en la recogida de envases agrícolas de plástico una vez utilizados por el agricultor, ya sean tanto envases flexibles como rígidos.

De esta forma, AEVAE les da una garantía de un tratamiento de reciclaje medioambientalmente correcto, actuando en una economía circular, una mejor gestión de los recursos y en su conjunto, permitiendo que los productos agrícolas que llegan al mercado gocen de un plus de sostenibilidad.

Alimentación y agricultura sostenible.

La producción de alimentos es responsable de una cuarta parte de las emisiones de gases de efecto invernadero del mundo.

Cultivo trigo sostenible

El aumento de la población a 9.300 millones de habitantes en 2050 y la necesidad por lo tanto de un aumento de producción anual de alimentos, necesita un nuevo sistema de alimentación y agricultura.

Este nuevo sistema, para garantizar la seguridad alimentaria de todo el planeta debe de ser sostenible. Para ello, todas las culturas y civilizaciones pueden y deben contribuir a facilitar su desarrollo, teniendo en cuenta los cinco principios fundamentales de sostenibilidad para la alimentación y la agricultura:

  • Aumentar la productividad, el empleo y el valor añadido en los sistemas de alimentación.
  • Proteger e impulsar los recursos naturales.
  • Mejorar los medios de subsistencia y fomentar el crecimiento económico sostenible.
  • Potenciar la resiliencia de las personas, de las comunidades y de los ecosistemas.
  • Adaptar la gobernanza a los nuevos retos.

A estos cinco principios fundamentales se les unen también las 20 acciones que la FAO ha seleccionado como directrices, para todas aquellas personas que tienen más responsabilidad en llevar a cabo las estrategias y políticas nacionales para que se cumplan los ODS de la Agenda 2030:

  • Facilitar el acceso a recursos productivos, a la financiación y a los servicios
  • Conectar a los pequeños agricultores con los mercados
  • Fomentar la diversificación de la producción y de los ingresos
  • Fomentar el conocimiento de los productores y desarrollar sus capacidades
  • Mejorar la salud del suelo y restaurar la tierra
  • Proteger el agua y gestionar la escasez
  • Fomentar la conservación de la biodiversidad y proteger las funciones de los ecosistemas
  • Reducir las pérdidas, fomentar la reutilización y el reciclaje, y promover el consumo sostenible
  • Empoderar a las personas y luchar contra la desigualdad
  • Fomentar unos derechos de tenencia seguros
  • Las herramientas de protección social como medio para aumentar la productividad y los ingresos
  • Mejorar la nutrición y fomentar dietas equilibradas
  • Prevención y protección contra desastres: fomentar la resiliencia
  • Prepararse y responder a los desastres
  • Hacer frente y adaptarse al cambio climático
  • Reforzar la resiliencia de los ecosistemas
  • Fomentar el diálogo sobre políticas y la coordinación
  • Reforzar los sistemas de innovación
  • Adaptar y mejorar las inversiones y la financiación
  • Fortalecer un entorno propicio y reformar el marco institucional.

Fuente. ONU

Cada una de estas acciones contribuyen a alcanzar distintos objetivos (ODS), de la Agenda 2030, necesarios para llevar a cabo la transformación de la alimentación y la agricultura.

Pobreza zero

Para poder disfrutar en un futuro de una Gastronomía Sostenible para todas las personas y no dejar a nadie atrás, debemos erradicar el hambre y la pobreza primero. Es necesario trabajar desde todos los ámbitos, para acelerar este proceso, y conseguir que la transición hacia una alimentación y agricultura sostenible sea una realidad.

Son muchas las personas que cada día se preocupan más por una alimentación sana, pero a veces no sabemos que es lo que estamos comiendo. Debemos exigir un control en origen de los alimentos para que estos sean sostenibles, solo así estaremos en el camino correcto hacia una alimentación que no desperdicie los recursos naturales y disfrutaremos de ella, sin perjudicar la salud y el medio ambiente.

¿Qué podemos hacer a nivel individual?

Son muchas las decisiones que podemos tomar, como:

  • Evitar el consumo excesivo de alimentos.
  • Reducir el desperdicio de comidas.
  • Comprar alimentos procedentes de cultivo sostenible.
  • Comer más legumbres y verduras.
  • Hacer buen uso del agua y reutilizarla cuando se pueda.
  • Consumir alimentos de origen local.
  • Congelar la comida que ha sobrado.
  • Evitar los alimentos transportados por aire.
  • Contribuir con el reciclaje.
  • Elegir productos a granel, en la medida de lo posible.

Estas y muchas otras acciones son las que llenaran las cocinas y nuestros platos de alimentos donde se ha tenido en cuenta el origen, el cultivo, la manipulación y transporte de estos, para que se conviertan en ingredientes de una gastronomía sostenible.

Iniciativas de la Unesco para contribuir desde la gastronomía, al desarrollo sostenible:

Puesta en marcha de la Red de Ciudades Creativas, donde compartir en siete campos creativos las mejores prácticas y el desarrollo colaborativo. Ya en el 2018 se seleccionaron 26 ciudades como ciudades creativas en el ámbito gastronómico.

Promover el uso de energías limpias en los restaurantes para dejar de utilizar el carbón.

Dar a conocer a través de los medios y espectáculos gastronómicos a todo el público en general, los beneficios de la gastronomía sostenible.

Realizar para el sector de la industria alimentaria y agricultura exposiciones culturales de alimentos.

Dénia Ciudad Creativa

Entre las ciudades creativas en el año 2015 la ciudad de Burgos fue elegida y lidera un estudio innovador sobre la evolución gastronómica, también ese mismo año la ciudad alicantina de Dénia (España), era elegida para llevar a cabo modelos innovadores de ecosistemas alimentarios locales.

Como veis son muchas las iniciativas que ya se están desarrollando camino a esta transición tan necesaria hacia la sostenibilidad, todas las personas podemos participar. Desde Aevae os animamos a propiciar tanto de manera individual, como colectiva los cambios que nos conduzcan a una alimentación y agricultura sostenible.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies