+34 963 459 325 info@aevae.es

La celebración de los Días Internacionales nos da la oportunidad de sensibilizarnos acerca de temas relacionados con cuestiones de interés, tales como los derechos humanos, el desarrollo sostenible o la salud. El objetivo de estos Días es doble: por un lado que los gobiernos tomen medidas, y por otro que los ciudadanos conozcan mejor la problemática y exijan a sus representantes que actúen.

Las causas y efectos de la desertificación son muchas y variadas, agravadas además por el cambio climático en el que sin duda nos encontramos.

España contiene amplias zonas de su geografía que se encuentran potencialmente afectadas por el proceso de desertificación, en las que más de dos terceras partes de su territorio pertenecen a las categorías de áreas áridas, semiáridas y subhúmedas secas.

Esta desertificación vive un proceso complejo, en las que entran aspectos como su clima semiárido en grandes zonas, sequías estacionales, extrema variabilidad de las lluvias y lluvias súbitas de gran intensidad; suelos pobres con marcada tendencia a la erosión; pérdidas de la cubierta forestal a causa de repetidos incendios de bosques; la concentración de la actividad económica en las zonas costeras como resultado del crecimiento urbano, actividades industriales, el turismo y la agricultura de regadío, etc.

Uno de los puntos donde también se le pone el foco como implicado en los procesos de desertificación es la agricultura. En este sentido se hace alusión a la crisis en la agricultura tradicional, con el consiguiente abandono de tierras y deterioro del suelo, así como de forma ocasional la explotación insostenible de los recursos hídricos subterráneos, contaminación química y salinización de acuíferos.

AEVAE matiza que la agricultura actual muestra en su conjunto una actitud comprometida con que esto no sea así y muestra de ello son por ejemplo, las llevadas a cabo por nuestros asociados mediante formulaciones de agronutrientes y bioestimulantes más eficaces, y por parte del agricultor las instalaciones de equipos y sistemas de riego que permitan optimizar los recursos hídricos.

La calidad del suelo y disponibilidad de agua son factores vitales para la agricultura y todos sus agentes implicados los saben.

Día Mundial contra la Desertificación y la Sequía

Día Mundial de Lucha contra la Desertificación y la Sequía: Restauración. Tierras. Recuperación.

El Día Mundial de Lucha contra la Desertificación y la Sequía se viene celebrando cada año el 17 de junio. Este año 2021 bajo el título “Restauración. Tierras. Recuperación.”, pone el foco en la transformación de las tierras degradadas en tierras sanas.

El país anfitrión es Costa Rica que a través del Ministerio de Medio Ambiente (MINAE) trabajará junto a la (UNCCD), para alentar al resto de países, sectores privados, comunidades, y hogares a que tengan una mejor relación con la naturaleza, mientras se logra la recuperación del covid-19.

La Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación (CNULD), ha preparado actividades para concienciar acerca de esta problemática. También facilita materiales a través de su web para ayudar a difundirlo tanto en redes sociales como en otros medios. Puedes seguir la campaña en las redes sociales: #DesertificationAndDroughtDay #RestorationLandRecovery

Tronco sequía

La Desertificación

Cuando hablamos de desertificación nos referimos a la degradación de la tierra en zonas áridas, semiáridas y subhúmedas secas, en las que muchas veces su recuperación ya no es posible. Cuando esto ocurre y su uso original se ha perdido se puede intentar rehabilitar, pero debemos intervenir antes de que esto ocurra.

De ahí la importancia de la prevención y mitigación para poder conservarlas, aprovechar los recursos naturales y mejorarlos para que continue siendo un medio productivo.

Cuando la tierra enferma, disminuye la biodiversidad, los espacios naturales se degradadan y pierden la capacidad de resiliencia, así como su valor natural y socioeconómico.

Esta degradación también supone una pérdida de espacios silvestres, rompiendo así el equilibrio que regula el clima, la polinización, la fertilidad de la tierra, la obtención y filtración del agua, etc. Al perder estos servicios ambientales quedamos desprotegidos por lo que las personas también enfermamos o sufrimos las consecuencias.

Cada día que pasa vemos como van en aumento los fenómenos atmosféricos extremos, como son las sequías, inundaciones, tormentas de polvo y arena, así como la amenaza de enfermedades futuras que pueden llegar casi sin avisar, como la que estamos sufriendo actualmente, la Covid-19.

La llegada de esta pandemia ha hecho que nos demos cuenta, de la importancia de cuidar entre todas las personas nuestro planeta. Debemos participar en su recuperación. Las consecuencias de la pérdida de biodiversidad, provocará cada vez más zoonosis (enfermedad infecciosa que ha pasado de un animal a humanos), como la Covid-19, fruto de la explotación del Medio Ambiente que va en aumento, si no le ponemos freno.

Según datos de la CNULD “Para el 2025, 1800 millones de personas experimentarán una escasez absoluta de agua y dos tercios del planeta vivirán en condiciones de escasez de este líquido”. Este panorama tan desalentador se puede revertir, y de hecho son muchos los países que ya están abordando y desarrollando planes de acción para ello.

Contamos con el compromiso “de más de cien países en la lucha contra la desertificación que permitirán restaurar cerca de 800 millones de hectáreas a lo largo de los próximos 10 años, en el marco del Decenio de las Naciones Unidas para la Restauración de Ecosistemas 2021-2030.” Fuente: ONU

También en la Agenda 2030 él ODS número 15-Vida de Ecosistemas Terrestres, guarda una relación directa con este día. En él se prevé la gestión sostenible de los bosques, la lucha contra la desertificación, frenar y revertir la degradación de las tierras y detener la pérdida de biodiversidad.

Vida de ecosistemas

Para ello se han fijado unas metas para que se lleven a cabo antes del final del año 2030.

Metas a desarrollar:

  • 15.1 CONSERVAR Y USAR DE MANERA SOSTENIBLE LOS ECOSISTEMAS
  • 15.2 GESTIÓN SOSTENIBLE DE BOSQUES
  • 15.3 LUCHA CONTRA LA DESERTIFICACIÓN
  • 15.4 CONSERVACIÓN Y ECOSISTEMAS MONTAÑOSOS
  • 15.5 DEGRADACIÓN Y PÉRDIDA DE BIODIVERSIDAD
  • 15.6 RECURSOS GENÉTICOS
  • 15.7 CAZA FURTIVA Y ESPECIES PROTEGIDAS
  • 15.8 ESPECIES INVASORAS
  • 15.9 PLANES SENSIBLES AL MEDIOAMBIENTE
  • 15.A RECURSOS FINANCIEROS
  • 15.B RECURSOS PARA LA GESTIÓN FORESTAL
  • 15.C APOYAR LA LUCHA CONTRA CAZA FURTIVA

Con todo ello, sólo nos queda decir “Manos a la obra”. Todos los problemas ambientales merecen ser atendidos y en el caso que nos ocupa la desertificación y la sequía urge hacerlo. La pérdida de recursos naturales y de biodiversidad terrestre que supone no hacerlo, pone en riesgo toda vida en el planeta.

Paisaje agrario

Tierra restaurada, gente sana, recuperación verde

Para poder alimentarnos, necesitamos de la agricultura esta a su vez necesita una tierra sana para que crezcan sus simientes, por lo que debemos mimar los recursos naturales, frenar la degradación de las tierras participando y cooperando desde nuestras comunidades.

Andrea Meza, Ministra de Ambiente y Energía de Costa Rica, afirmó: “Con motivo del Día de Lucha contra la Desertificación y la Sequía, insto a que hagamos un gran esfuerzo por restaurar nuestras tierras. Todos tenemos un papel que desempeñar, porque a todos nos incumbe el futuro de nuestro planeta”.

AEVAE se suma a este día, para ayudar a promover y tomar consciencia de las iniciativas internacionales para combatir la desertificación y la sequía. ¡Ayudemos entre todos a conseguir la restauración de nuestras tierras!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies