+34 963 459 325 info@aevae.es

La celebración de los Días Internacionales nos da la oportunidad de sensibilizarnos acerca de temas relacionados con cuestiones de interés, tales como los derechos humanos, el desarrollo sostenible o la salud. El objetivo de estos Días es doble: por un lado, que los gobiernos tomen medidas, y por otro, que los ciudadanos conozcan mejor la problemática y exijan a sus representantes que actúen.

Con el tema Revitalización: Acción colectiva por el Océano, se celebrará el ocho de junio, el Día Mundial de los Océanos. Este año 2022, “está enmarcado en el Decenio de Ciencias Oceánicas de la ONU, en el que a su vez se celebra la Conferencia de los Océanos”. Esta conferencia, que se celebrará del 25 de junio al 1 de julio en Lisboa (Portugal), además de aunar esfuerzos para tomar medidas por parte de los gobiernos, industrias y sociedad civil encaminadas a proteger los océanos, reforzará sin duda el Objetivo 14: Vida Submarina, de la Agenda 2030, que es una clara llamada a la conservación y uso sostenible de los recursos del océano.

Patrocinado por la División de Asuntos Oceánicos y del Derecho del Mar de las Naciones Unidas, Oficina de Asuntos Jurídicos (DOALOS), y la generosa contribución de Oceanic Globa, hecha posible por La Mer, el Día Mundial de los Océanos se celebrará con un evento presencial que se llevará a cabo desde la sede de la ONU en Nueva York, (USA), y una transmisión virtual del mismo.

La programación para este día pone en valor las soluciones e ideas en las que se están trabajando para revitalizar los océanos, todo ello desde una acción colectiva por parte de las comunidades.

Temas principales

Los temas principales a tratar serán:

  • Soluciones basadas en la naturaleza.
  • Ciencia e innovación.
  • Colaboración intersectorial y multidisciplinar.
  • Biodiversidad y resiliencia.
  • Conocimiento local y autóctono.
  • Esfuerzos comunitarios y de colaboración.
  • Economía azul, gestión responsable y finanzas.

Fondo marino de los océanos

Océanos – Fuente de vida y despensa del planeta

Los cinco océanos que ocupan la mayor parte de la superficie de la tierra son: el océano Atlántico, océano Pacífico, océano Índico, océano Ártico y océano Antártico. Juntos representan el 96 % del agua de la Tierra, y al igual que los bosques nos proporcionan oxígeno, aproximadamente el 50 % del total que se genera en el planeta.

El océano es el hábitat más extenso del planeta, con una superficie de aproximadamente 300 millones de km². La gran biodiversidad que albergan sus aguas aún está por descubrir, ya que sus fondos marinos, por su gran inmensidad y profundidad, no han sido explorados y son totalmente desconocidos, por lo que no se han podido identificar todas las especies. Se calcula que pueden ser millones frente a las 230.000 especies marinas que en la actualidad hay identificadas.

Mientras se investigan formas que reduzcan las limitaciones tecnológicas que aún hoy en día tenemos para poder explorar el océano, son muchos los pasos que se pueden ir implementando para protegerlo.

Del 10% del océano que se esperaba tener cubierto de Áreas Marinas Protegidas en el 2020, solo se ha alcanzado el 8% este año. Estas áreas son fundamentales porque forman parte de la recuperación y protección de la salud del océano. Acelerar medidas para que este proceso se pueda llevar a cabo si que es posible y es un claro ejemplo de lo que si que podemos hacer o exigir que se lleven a cabo.

Banco de peces

Los océanos nos proporcionan una fuente de proteínas a través de la pesca. Esta actividad económica, que nos permite extraer de los océanos, peces, crustáceos, moluscos, algas, y otros tipos de alimentos, muchas veces se hace de manera ilegal, con sistemas que dañan sus fondos y con la sobrepesca que reduce las poblaciones de peces, al no dejar que se regeneren. Para terminar con ello es preciso que esta actividad se desarrolle de manera respetuosa con los recursos de los océanos y protegiendo a las especies amenazadas, el camino para lograrlo es gestionarla de manera sostenible.

Además de oxígeno y alimentos, los océanos son fuente de, energía, biocombustibles, medicinas, agua potable, regulan el clima y son una parte primordial de la biosfera. Contribuyen a eliminar los residuos, ayudando a reducir la contaminación.

Para revertir esta situación es muy importante que se haga un esfuerzo de investigación para explorar la biodiversidad marina. Teniendo en cuenta que «alrededor de los 900 m de profundidad, la oscuridad es total para el ojo humano, de modo que lo que pueda atisbarse directamente con cámaras de filmación, vehículos no tripulados o submarinos queda limitado a lo cubierto por los haces de luz artificial» (www.fbbva.es), no es difícil imaginar la dificultad que supone su exploración.

Está claro que tecnológicamente es un gran desafío, pero no por ello debemos dejar de intentarlo y pedir que se invierta más y mejor en el desarrollo de esta tecnología. Con ella podremos descubrir numerosas formas de vida marina que aún no conocemos y ser capaces de gestionar los recursos que nos pueden ofrecer y que aún ni siquiera somos capaces de vislumbrar.

Los plásticos en mares y océanos

Los plásticos llegan a los océanos a través de los mares por la acción directa de las personas. Aunque son muchas las medidas que se están tomando cada vez más drásticas para reducir los plásticos, nuestra acción es determinante. Si reciclamos y no dejamos residuos, difícilmente llegarán al mar los desechos de todo tipo, que generamos los humanos.

Teniendo en cuenta lo rápido que se dispersan los plásticos a través del mar, hoy en día no hay ningún océano que se escape de su presencia y contaminación, con este tipo de residuos. Las conocidas islas de plásticos que se han identificado son cinco y se encuentran en las zonas subtropicales: una en el Índico, dos en el Atlántico (Norte y Sur) y dos en el Pacífico (Norte y Sur). A su vez, en ellas la presencia y concentración de microplásticos es muy elevada.

Contaminación con plásticos

Debemos ser capaces de tomarnos en serio todas las medidas que son evitables, para demostrar nuestro compromiso, una de ellas es el reciclado. Depositar los residuos que generamos en los contenedores apropiados para su correcta gestión y poder transformarlos en nuevos recursos, es una de las soluciones para revertir el gran problema de contaminación que sufren nuestros océanos, y que claramente depende de nuestra voluntad.

Sin los océanos no es posible la vida en la Tierra, cuidarlos y protegerlos es una tarea fundamental que todas las personas debemos ejercer. Desde AEVAE, con nuestro trabajo de recogida de envases agrarios y su correcta gestión medioambiental, sin duda contribuimos de una manera activa a la reducción del plástico en nuestros mares y océanos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies